Quantcast

miércoles, 15 de marzo de 2017

LA AVARICIA DE KIKE FLORES, CAUSA EL CISMA EN EL PAN: ES SOCIO EN UN CONTRATO DE 1 MIL 600 MILLONES DE PESOS

NOTICIAS EN LA CABECERA 2463
EL DÍA QUE EL PANISTA KIKE FLORES, APANTALLÓ A JUAN CRISTÓBAL SALINAS OCELLI, EL HIJO DE CARLOS SALINAS DE GORTARI
Por María Luisa Paulín. 15 | 03 | 2017 |
Honoré de Balzac escribió: Detrás de cada gran fortuna, hay un gran crimen. El que les vamos a contar ahora exhibe solo la miseria humana que define al diputado panista Enrique Flores Flores, cegado por su insaciable avaricia de enriquecerse, a costa de lo que sea y de quien sea…
El negocio que está en juego equivale a mil 600 millones de pesos, se trata nada más y nada menos que un nuevo contrato para la iluminación de la ciudad con lámparas led.
Obvio, este dinero sería adicional a los mil 200 que costó la concesión que dio la administración de Mario García a la empresa denominada PANAVI que, por cierto, exhibe una dirección en un reducido local de Plaza Citadella, propiedad de Carlos Torres Rodríguez, uno de los mirreyes que están metidos en el millonario entramado.
Todo comenzó el año pasado, cuando los mireyes potosinos de las lámparas led y el hijo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, de nombre Juan Cristóbal, tuvieron la ocurrencia de ampliar un negocio que hicieron de saliva y que podía seguir redituando a sus bolsillos con la compra de 16 diputados que recibieran, obviamente, un soborno.
El encargado de aterrizar la idea fue Carlos Torres Rodríguez, hijo del empresario Carlos Torres Corzo, así que, desde su cabecita mirreyesca, cobijado por un consorcio de medios de comunicación de su propiedad, hizo desfilar a los diputados “más corruptos” por las mesas del restaurante Marengo, donde los legisladores pudieron degustar manjares que no se comen todos los días y beber, beber, beber, hasta no saber de ellos.
Ya embriagados por el buen beber y el buen comer, quedaban en el desamparo total, los más listos amarraron viajes en yate o un paseo por Las Vegas o Miami, para que sepan cómo viven los ricos, los que hace inmensas fortunas a costillas del dinero público, manipulando leyes y voluntades para amasar fortunas que pueden ser legales, pero al mismo tiempo son inmorales.
La picardía con la que se maneja el diputado panista Enrique Flores les encantó a los mirreyes de las led, como todo estafador, encanta a sus presas con chistes, desbarres graciosos y con ideas que convencen a cualquiera que no tenga una formación sólida para los negocios, igualito que pasa con el Javi, el de la película “Nosotros los nobles”.
Así las cosas, Kike Flores dejó anonadados a Carlos Torres Rodríguez y sus socios en el negocio, con tantas y tan buenas ideas, que un buen día se lo llevaron a México para que conociera en persona al mismísimo “Charro”: Juan Cristóbal Salinas Occelli.
Emocionado por el mundo de oropel al que aspira ingresar, el de las grandes ligas de los negocios, Kike Flores se descoció frente al joven Salinas, le recitó una estrategia para sacar adelante el dictamen para ampliar la concesión de la iluminación led en San Luis Potosí, le aseguró tener 18 votos controlados -previo moche-, y ya encarrerado, hasta se le ocurrió una forma de someter a los Gallardo, el alcalde capitalino y su hijo, que hoy mantienen el control político de la zona metropolitana de la entidad, y van a la conquista de las diversas regiones.
Le sugirieron hacer denuncias contra los Gallardo ante diversas agencias de los Estados Unidos: DEA, ICE, CIA y las que se pueda, para mantenerlos bajo control, Salinas Occelli solo escuchaba.
Para convencer al “Charro” Salinas, Kike Flores señalaba a su compañero de aventura, el priista José Luis Romero Calzada, alias “Tekmol”, que asentía con la cabeza para confirmar lo dicho por su socio, y añadía que al gobernador Juan Manuel Carreras, era fácil comprarlo, porque “también le gusta la lana al cabrón” habría dicho.
Llenos de adrenalina, salieron del lujoso edificio donde se sintieron en el top ten del glamour, claro, con los zapatos sin lustrar, y trajes oliendo al sudor de la tercera puesta.
Imaginaban ser parte del mundo del glamour, la política y la alta clase social de México donde, obviamente, no entra la servidumbre: léanse senadores, diputados o alcaldes, porque ellos son los fontaneros de los grandes negocios de las familias ricas de México.
Borracho de poder, el diputado local por el Partido Acción Nacional, se dispuso a operar en grande con sus compañeros, uno a uno los aborda para convencerlos de la necesidad de ampliar el contrato de las lámparas led, abiertamente les dice que hay una bolsa para los moches, y que se pueden hacer grandes negocios con “esos juniors”, a quienes en el fondo desprecia por su condición.
Transcurridas algunas semanas, una vez más se vuelve realidad el viejo adagio que dice: “El que traiciona una vez, traiciona siempre” y, como esa es la marca del panista Kike Flores, cuenta la leyenda, que ya hasta anda sacando del negocio al mismísimo Carlos Torres Rodríguez.
Esta historia continuará.
PANAVI: CRÓNICA DE UN FRAUDE ANUNCIADO
Mario y Jose Bolaños
Visionaria fue la decisión tomada por el cabildo de la administración municipal del periodo 2012-2015, dando en la Tercera Sesión Ordinaria del 14 de febrero del 2014, desahogo al sexto punto del orden del día, donde se aprobó el dictamen presentado por la Comisión Permanente de Alumbrado y Obra Pública, en el que se establece el inicio del procedimiento de licitación pública nacional, para celebrar un contrato de prestación de servicios para dar mantenimiento e implementar la utilización de tecnología LED por un periodo de 15 años en la capital potosina, a fin de dar cumplimiento al Plan Integral de Ahorro y Modernización del Alumbrado Público Municipal.
Para cumplir con la normativa legal del procedimiento, la resolución de la Tercera Sesión Ordinaria de Cabildo fue enviada al H. Congreso del Estado, el cual mediante el decreto 953 de fecha 30 de enero del 2015, autorizó al H. Ayuntamiento de San Luis Potosí 2012-2015, celebrar contrato de prestación de servicios hasta por 15 años, cuyo objeto fue implementar la utilización de tecnología LED y su mantenimiento en el alumbrado público del municipio, en sustitución de las luminarias de vapor de sodio que permitiría la optimización y modernización del mismo.
Es así como la licitación APP-SLP-001-2015, fue emitida por el H. Ayuntamiento Constitucional del Municipio de San Luis Potosí, presidido por el Licenciado Mario García Valdez, cuyo fallo se emitió el 9 de abril del 2015 a favor de la Proposición Conjunta entre Panavi, S.A. de C.V. con ejercicio en la ciudad de Guadalajara. Jalisco, Lámparas Ahorradoras de Estado Sólido, S.A de C.V. con ejercicio en la Ciudad de Guadalajara. Jalisco y Centro de Distribución Energético S.A de C.V. con ejercicio en Tlalnepantla de Baz, Estado de México. Todas cumpliendo, según el Cabildo, con los requisitos en cuanto a la convocatoria de la licitación señalada, así como con capacidad legal, solvencia financiera y evaluación técnica.
Contando ya con LA EMPRESA ganadora de la licitación y con la autorización legal del H. Congreso del Estado, el 27 de abril del 2015 firmó Mario García Valdez, presidente municipal, María Eugenia Rivera Fernández; Primer Síndico Municipal, Juan Ramón Nieto Navarro; Secretario del Ayuntamiento, así como testigos, Jesús Bolaños Guangorena; Tesorero, Jorge Chávez Godínez; Director de Obras Públicas; Mario Olvido Rodríguez Vázquez; Director de Asuntos Jurídicos, Edgardo Juventino Torres Urbina; Encargado de despacho de la Dirección de Servicios Municipales y Ma. Del Carmen Aranda Manteca; Contralor Interno Municipal, el contrato de prestación de servicios número DCOLP/037/2015 para el cambio y mantenimiento de 47 mil 681 luminarias de vapor de sodio por un monto de mil 301 millones 931 mil 315 pesos con 34 centavos.
De acuerdo con lo establecido en el contrato DCOLP/037/2015, el Municipio deberá incluir en su presupuesto de egresos aprobado por el Cabildo, para cada uno de los ejercicios fiscales durante los que se encuentre vigente este tratado, es decir, para cada administración capitalina hasta el día 27 de abril del 2030, una partida de pago por el concepto de alumbrado público en vialidades y áreas comunes, sumándose un 6% cada año por contraprestación a la cantidad del periodo anterior. Todo bajo el esquema de mensualidades pagadas a La EMPRESA mediante depósitos o transferencias electrónicas de fondos bancarios en pesos mexicanos.
Por su parte la asociación de empresas cambiaría las 47 mil 681 luminarias de vapor de sodio, en un periodo de 90 días hábiles en una sola entrega o bien, de manera parcial debiendo culminar dentro del periodo referido y bajo ninguna circunstancia presentar retraso en la habilitación total de las luminarias. Teniendo 30 días naturales para emprender la instalación a partir de la firma del contrato, es decir, comenzando el día 27 de mayo del 2015 para finalizar el 30 de septiembre del mismo año, aproximadamente.
Sin embargo, a pesar de que las cláusulas del contrato parecían claras, durante la administración municipal de Mario García Valdez, el tema de las luminarias reflejó un profundo hueco en su gestión, al no poder llevar a cabo sus mismas disposiciones y de las cuales esperaba el reconocimiento de los potosinos por su impresionante hazaña de transición a una nueva generación de ahorro de energía, toda vez que culminado su periodo de gobernanza, el edil heredara el problema de oscuridad en el que había sumergido a San Luis Potosí, a su ascendiente Ricardo Gallardo Juárez.
Al momento y luego de 8 meses de atraso en los trabajos de cambio de luminarias, LA EMPRESA solo ha instalado 4 mil 500 lámparas de diodo emisor de luz en la capital potosina, esto según cifras emitidas por la Dirección de Obras públicas del Ayuntamiento capitalino, encabezada por la Ingeniero Leticia Vargas Tinajero, misma que asegura desconocer en su mayoría las disposiciones legales a las que está obligada LA EMPRESA para con el municipio.
“Ya en varias ocasiones les he comentado que sí traigo yo el tema de la operatividad, estamos instalando lámparas en Himno Nacional, pero sí con respecto a cuestiones más de contrato o legales yo no te puedo dar aclaraciones”, dijo Vargas Tinajero en respuesta a los cuestionamientos de Código San Luis.
Además de cumplir el contrato basado en el retiro de lámparas actuales de vapor de sodio e instalación de las nuevas de tipo LED, en todas las luminarias públicas existentes, necesarias o convenientes, así como la operación y mantenimiento de las mismas, LA EMPRESA está obligada a construir un espacio independiente y único para prestar el servicio al municipio, donde este tendrá la facilidad de comunicarse y presentarse al mismo para su supervisión y control de insumos y del suministro de refacciones, reparar de manera pronta y eficaz en un término máximo de 72 horas cualquier anomalía en el servicio de alumbrado y durante la vigencia del contrato, rendir un reporte trimestral a el municipio en los que se indiquen todos los trabajos y cambios de partes o refacciones que han hecho.
Por ende, es posible asumir que la actual administración no está llevando un seguimiento puntual al tema de las luminarias, ya que es la Dirección de Obras Públicas y no la de Alumbrado, como lo estipula en la cláusula novena el contrato, párrafo 9.1, la que está asumiendo la responsabilidad de vigilar las acciones de LA EMPRESA, pero sin conocimiento de lo que debe o no hacer la ganadora de la licitación.
Juan José de la Garza, Subdirector de Imagen Urbana y Alumbrado Público, ha asegurado en diversas ocasiones no manejar el tema en cuestión, ya que su instancia solo se encarga de la gestión y no tiene acceso al contrato.
“Alumbrado público es pura gestión, nada más, nosotros somos gestores nada más, nosotros no traemos ese contrato”, expresó el funcionario.
Por otro lado, han surgido intentos del Ayuntamiento capitalino para hacer que LA EMPRESA cumpla con sus obligaciones, como las “modificaciones” al contrato que se establecieron en la Sesión Ordinaria de Cabildo el 13 de mayo del 2016, donde, según María Isabel González Tovar, Primer Síndico Municipal, la empresa deberá reponer al Ayuntamiento 20 millones de pesos, los cuales serán empleados para rehabilitar la infraestructura de los postes desde cableado, hasta la parte lumínica del elemento, así como dotando de más responsabilidad a la concesionaria en la creación de nuevos fraccionamientos y poniendo como límite el término del 2016 para que culmine con los trabajo de reposición de luminarias en la ciudad. Resolución que también fue turnada al Congreso del Estado para validar las “nuevas” disposiciones y su aplicación.
Sin embargo, desde un principio en el contrato firmado el 27 de abril del 2015, LA EMPRESA aceptaba la ampliación del tratado en cuanto a su objeto, específicamente con la creación de infraestructuras que requieran el servicio de alumbrado público a consecuencia de la apertura de nuevos fraccionamientos, vialidades, estacionamientos abiertos y todos aquellos espacios necesarios para prestar el servicio en el municipio. También, la renovación del mismo si antes del término de su vigencia el municipio requería de nueva tecnología lumínica. Aunado a lo anterior, en la cláusula décima octava correspondiente a Penas Convencionales, se fijaba la sanción derivada del incumplimiento de: la entrega y puesta en funcionamiento de los bienes en las fechas establecidas, inadecuado, deficiente o irregular mantenimiento de las luminarias y renuencia a reposición y reparación de elementos. Aun así, el documento fue enviado al Congreso del Estado con la esperanza de ser revisado y aprobado, pero al día de hoy no se ha discutido en ninguna sesión plenaria de los legisladores locales.
Cabe mencionar que en el contrato al cual tuvo acceso vía Sistema de Transparencia Código San Luis, se da por sentado que el cambio de luminarias corresponde en general al municipio de San Luis Potosí, sin embargo, Juan José de la Garza, Subdirector de Imagen Urbana y Alumbrado Público, ha declarado que LA EMPRESA no cubrirá la transición en el Centro Histórico de la ciudad ni sus 7 barrios, al igual que en la avenida Himalaya, donde, aseguró, ya está haciendo el cambio correspondiente por su propia cuanta el Ayuntamiento capitalino.
Otro aspecto marcado en el contrato, son los nuevas vialidades o espacios públicos que crea la actual administración y que crearán las subsecuentes, los cuales llevan servicio de alumbrado, pero no de LA EMPRESA concesionada, sino de la que elabora la obra acorde a los señalado por la Directora de Obras Públicas del Ayuntamiento capitalino, Leticia Vargas Tinajero.
“LA EMPRESA acepta que este contrato se ampliará en cuento a su objeto, específicamente con nuevas infraestructuras que requieren el servicio de alumbrado público, por ende será necesario adicionar luminarias y su mantenimiento para prestar el servicio a consecuencia de las aperturas de nuevos fraccionamientos, vialidades, estacionamientos abiertos y todos aquellos espacios necesarios para prestar el servicio de alumbrado público en el municipio”, refiere la cláusula Primera en el apartado 1.7.
El documento con el que nos hemos guiado hasta este punto, contiene la cláusula Décima Novena denominada Rescisión, misma que establece puntualmente, de común acuerdo, que las partes involucradas, Municipio y Panavi, S.A. de C.V., Lámparas Ahorradoras de Estado Sólido, S.A de C.V. y Centro de Distribución Energético S.A de C.V. podrán anular administrativamente el contrato con el solo requisito de comunicar por escrito la decisión sin necesidad de declaratoria judicial previa en los siguientes casos:
● No entregar en tiempo y forma o no preste el servicio según lo contratado.
● Cuando LA EMPRESA no garantice el cumplimiento del contrato según los términos de las bases y la Ley de Asociaciones Público-Privadas en proyectos para la Prestación de Servicios del Estado y Municipios de San Luis Potosí.
● Si el funcionamiento de las luminarias no representa un ahorro mínimo del 62% de electricidad con respecto a las que actualmente hay de tecnología de vapor.
● Si LA EMPRESA no ejecutare oportuna y eficazmente el mantenimiento e instale las luminarias, de acuerdo con lo convenido por las partes.
Por citar algunas.
Por su parte, como cláusula de protección a LA EMPRESA, en caso de terminar anticipadamente el contrato sin causa justificada, el Municipio deberá cubrir al 90% de los pagos mensuales pactados en la vigencia original del contrato.
–Ojo- solo en caso de terminación SIN CAUSA JUSTIFICADA.
La pregunta final sería, ¿Ah cumplido Panavi, S.A. de C.V., ¿Lámparas Ahorradoras de Estado Sólido, S? A de C.V. y Centro de Distribución Energético S.A de C.V. con las disposiciones del contrato en tiempo y forma?
Para muchos no resultará extraño que en el estado y la capital se celebren contratos como este, donde empresas ganan licitaciones millonarias y no cumplen con lo establecido, más aún que haya autoridades benevolentes que solapen este tipo de convenios que laceran el ya casi moribundo erario público, las respuestas pudieran estar en las escazas ganas de algunos representantes sociales, pero si estos utilizan los actos legislativos a favor de la ciudadanía para bailar, corregir puntos, comas o discutir iniciativas aberrantes, no cabrá duda que el progreso dista mucho de llegar a San Luis Potosí, un estado de corrupción, intereses ocultos y desilusión social.