Quantcast

viernes, 4 de noviembre de 2016

REVELAN EL PAGO DE “MOCHES” POR “BRINCOS”, EN LA POLICÍA ESTATAL DE SAN LUIS POTOSÍ: TAMBIÉN DESNUDAN, ENTRE ELLOS, EXTORSIONES Y TRAICIONES

NOTICIAS EN LA CABECERA 2158

REVELAN EL PAGO DE “MOCHES” POR “BRINCOS”, EN LA POLICÍA ESTATAL DE SAN LUIS POTOSÍ: TAMBIÉN DESNUDAN, ENTRE ELLOS, EXTORSIONES Y TRAICIONES

●   Circulan por las redes sociales, la fotografía de una conversación entre policías estatales, por una cuenta del WhatsApp, se identifica a uno de ellos, con el nombre Oscar Cortero.

●   Al solicitar una interpretación del código de la conversación, oficiales del C – 4, que es el centro de espionaje e información del Gobierno del Estado, explicaron que se trata de: “pagar 300 pesos diarios por no presentarse a trabajar, pero simulando que están en servicio, sin perder sus garantías laborales”.

●   Hablan de un personaje apodado el “pichón” al que le piden que diga “que tranza con lo del 25 de la 59 que está allá por la estación”, quiere saber Oscar “si se va a cotizar o no sino para darle chile, voy y lo reventamos donde tiene la 59”.

●   Oscar les escribe: “ya sabe que también va a haber para ustedes de lo que le bajen a ese cabrón, no más no hagan mucho ruido para que el Valadez no se entere, a él lo controlamos con poco para mantenerlo tranquilo”.

San Luis Potosí, México. Viernes 4 de noviembre del 2016 ● Esta es una historia de corrupción financiera. De traición. De extorsión. El pago de “moches” por “brincos”, para cobrar sin trabajar, simulando que están en servicio.

Es le revelación de una red de podredumbre, en las filas de la Policía Estatal de San Luis Potosí.

Circulan por las redes sociales, la fotografía de una conversación entre policías estatales, por una cuenta del WhatsApp, se identifica a uno de ellos, con el nombre Oscar Cortero.

La fuente de la divulgación, al parecer es una persona de nombre Juan Martínez Lara.
Hablan de “los brincos con tu gente”. Son de “300 pesos por delta”.

Al solicitar una interpretación del código de la conversación, oficiales del C – 4, que es el centro de espionaje e información del Gobierno del Estado, explicaron que se trata de: “pagar 300 pesos diarios por no presentarse a trabajar, pero simulando que están en servicio, sin perder sus garantías laborales”.

Hablan de un personaje apodado el “pichón” al que le piden que diga “que tranza con lo del 25 de la 59 que está allá por la estación”, quiere saber Oscar “si se va a cotizar o no sino para darle chile, voy y lo reventamos donde tiene la 59”.

El traductor explica que se trata de una extorsión por parte de los policías que conversan.

Hablan de darle “un susto al Guillermo”, y luego le dicen “el de tarjetas, ese tiene que dar 15 mil”.

Oscar les escribe: “ya sabe que también va a haber para ustedes de lo que le bajen a ese cabrón, no más no hagan mucho ruido para que el Valadez no se entere, a él lo controlamos con poco para mantenerlo tranquilo”.

Le dicen al jefe: “mañana se sabe de los 25 de la estación, porque quiere dar 15, pero a otros mandos les daba 25”.