sábado, 9 de abril de 2016

EL SACERDOTE PEDERASTA DE SAN LUIS POTOSÍ, MÉXICO,EDUARDO CÓRDOVA BAUTISTA,YA BUSCADO POR LA INTERPOL EN 190 PAÍSES

NOTICIAS EN LA CABECERA 1656

EL SACERDOTE PEDERASTA DE SAN LUIS POTOSÍ, MÉXICO,EDUARDO CÓRDOVA BAUTISTA,YA BUSCADO POR LA INTERPOL EN 190 PAÍSES

Lyon, Francia ● La organización policial mundial, Interpol, publicó en su lista de personas buscadas, el perfil de Eduardo Córdova Bautista, ex sacerdote de la parroquia de Nuestra Señora de la Anunciación, en la colonia el Paseo, de la ciudad de San Luis Potosí, México, acusado de haber abusado sexualmente, de por lo menos 100 niños y jóvenes, en múltiples ocasiones.

La ficha describe a Córdova como un hombre de 56 años de 1.72 metros de estatura, ojos verdes y color de cabello entrecano.

Los delitos por los que se le busca, de acuerdo a lo publicado por la Interpol, son: privación ilegal de la libertad, abuso sexual, violación equiparada y corrupción de menores.

“Córdova llevaba 30 años abusando de niños y jóvenes, en todas las instituciones en las que ha trabajado, y calculamos que puede haber un centenar de víctimas”, dijo hace unos días a la AP el ex sacerdote Alberto Athié, líder de la Iniciativa Ciudadana en apoyo a los afectados.

Los 19 casos de la denuncia son abusos sexual, cometidos hace más de una década cuando Córdova era párroco en la colonia El Paseo.

Diecinueve víctimas del cura pederasta mexicano Eduardo Córdova, suspendido por el Vaticano en el 2015, al considerar probado que abusó sexualmente de un menor de 16 años en 2012.

La denuncia contra el sacerdote es por “abuso sexual calificado, corrupción de menores y privación ilegal de la libertad” mientras que a la arquidiócesis se la acusa de “encubrimiento” de tales delitos ya que, según cartas de los afectados a las que ha tenido acceso The Associated Press, el arzobispado conocía tales abusos desde 2004.

El portavoz designado por la arquidiócesis para este tema, Armando Martínez, presidente del Colegio de Abogados Católicos de México, reconoció el sábado a la AP la autenticidad de tales cartas pero indicó que en 2008 se hizo un proceso canónico al padre Córdova y el Vaticano determinó que “no había pruebas suficientes” para condenarlo. Lo único que hizo la Iglesia fue sacarlo de la parroquia donde se originaron las denuncias.