Quantcast

martes, 30 de junio de 2015

LEY DE EDUCACIÓN Y LA CULTURA EMPRENDEDORA

NOTICIAS EN LA CABECERA 1061

LEY DE EDUCACIÓN Y LA CULTURA EMPRENDEDORA

LIC. GERARDO QUIRINO MUÑIZ. RECTOR DE LA ESCUELA POTOSINA LIBRE DE DERECHO, PRESIDENTE DE LA CORPORACIÓN DE ABOGADOS POTOSINOS A. C., SECRETARIO ACADÉMICO DE LA FEDERACIÓN MEXICANA DE COLEGIOS DE ABOGADOS A. C.

Para fomentar la cultura emprendedora, el H. Congreso del Estado, reformó la fracción XII del artículo 9° de la Ley de Educación en el Estado.

Al establecer esta cultura en todos los niveles educativos, se refuerza el trabajo, que en esta materia realizan desde hace tiempo, algunas instituciones de Educación Superior, ya que esta política educativa, permite al estudiante, generar su propia empresa al desarrollar destrezas y habilidades aprendidas en el aula.

Los proyectos emprendedores, permiten la generación de empleos, la autonomía y la igualdad social y fomentan el crecimiento económico y las oportunidades de bienestar y prosperidad en nuestra sociedad.

En la Exposición de Motivos de la iniciativa aprobada se señala: “Se considera necesario, que desde la escuela de nivel básico, los alumnos puedan acceder a una diversidad de competencias que les permita contar con la capacidad de asumir responsabilidades, de analizar, planificar, evaluar y tomar decisiones, de resolver problemas, de trabajar en equipo, de desarrollar la confianza en sí mismos, de aprender a pensar de modo crítico e independiente, de ser más creativo e innovador y con más iniciativa personal de prepararse para asumir y limitar el riesgo”.

La Corporación de Docencia Universitaria A.C. (Escuela Potosina Libre de Derecho, Instituto Multidisciplinario de Educación Superior e Instituto Potosino Ciencias Ambientales) dentro de sus objetivos en su acta constitutiva (2005) establece “Que su enseñanza deberá basarse en un Curriculum por Competencias, que fomente la cultura emprendedora, en donde se necesita: saber y saber hacer y tener, para construir esta se debe tener actitudes (iniciativa, flexibilidad, redescubrimiento, apertura y autonomía) y habilidades (saber hacer, investigar, observar y búsqueda) en suma, el objetivo en la Educación Superior es dotar a los jóvenes, con las mejores herramientas para su desempeño profesional e impulsar la iniciativa emprendedora”.

Lleva también la intención del mejoramiento económico y social, al apoyar la creación de empresas preferentemente innovadoras, que se encuentren en zonas y sectores estratégicos.

Según estadísticas (GEM), en nuestro país los emprendedores tienen entre 45-68 años (18 lugar El Economista) a diferencia de otras economías, cuya franja se ubica de los 18-34 años, esta falta de cultura emprendedora entre los jóvenes, se atribuye al hecho que el sistema educativo, no presta la atención a la economía en los niveles básicos, limitando el aprendizaje de los niños y jóvenes al no brindarles las herramientas o los valores para crear su propio negocio.

Por ello resalta la importancia de esta reforma a la Ley de Educación, que incorpora las prácticas emprendedoras, a los planes y programas escolares, que es fundamental para formar emprendedores que aporten al crecimiento económico.

El siguiente e importante paso, será armonizar los reglamentos estatales y municipales, para facilitar el acceso de nuevos proyectos, evitando la burocracia y el exceso de trámites y fomentar el financiamiento.