Quantcast

lunes, 4 de mayo de 2015

EL IMES: ¡UN BURDEL!

NOTICIA EN LA CABECERA 1009EL IMES: ¡UN BURDEL!

●   Andrea Saldaña Rivera, es agiotista, y tiene demandada a María del Carmen Flores Sánchez, desde el año 2013, como consta en el expediente 1201/2013, presentada en el 2° Juzgado Civil.

●   La usurera, Andrea Saldaña Rivera, también tiene demandada a María de los Ángeles Gutiérrez Zambrano, desde el año 2013, como consta en el expediente 894/2013, interpuesta en el Juzgado 3° Civil.

●   Le consiguió base a su hija, a la esposa de su sobrino, y hasta a la ahijada.

●   Su hijo le vende al Instituto con sobreprecio.

Columna de Maria Luisa Paulín HernándezPor: Hugo Torres │ http://www.codigosanluis.com/portal/

SAN LUIS POTOSÍ, MÉXICO ● Andrea Saldaña Rivera, titular del Instituto de las Mujeres del Estado San Luis Potosí, es de esas mujeres a las que todo se les resbala y a las que la política le sirve para sacar mochada, afianzarse en el hueso, ella y los suyos.

A Saldaña Rivera nada le quita el sueño, mucho menos la problemática de las mujeres potosinas, para las cuales, el Instituto había adquirido un sillón que da masaje, sin embargo, la buena de Andrea decidió que ese era mucho lujo para una víctima, por lo que pidió que el sillón lo llevaran a su oficina y todos los días, sin excusa ni pretexto, de 2 a 3 de la tarde la flamante titular toma su siesta en el sillón de masajes, nadie la puede molestar, maldita la suerte del que se le ocurra llamar a su puerta, ella no se anda por las ramas.

Ya sea porque el dinero no le falta o porque no le sobra, Andrea se convirtió en benefactora de las empleadas del instituto que dirige: es agiotista. Pero, para que nadie la fuera a señalar puso a cargo del “negocito” a su sobrino, Román Saldaña, para que se encargue de cobrar a todo aquel que en un momento de necesidad se le ocurrió pedirle prestado.

A Andrea nadie le queda a deber y mucho menos alguno de sus empleados, para prueba existen dos demandas que interpuso en contra de empleadas del Instituto, una en activo y la otra jubilada, les quiere quitar sus casas.

A María del Carmen Flores Sánchez la tiene demandada desde 2013, como consta en el expediente 1201/2013, presentada en el 2° Juzgado Civil, en la página web de Soluciones Jurídicas e Informáticas hay un resumen de los hechos, compartimos el link para los incrédulos: http://goo.gl/skpzYm.

A María de los Ángeles Gutiérrez Zambrano la demandó también desde 2013, el expediente es 894/2013, interpuesta en el Juzgado 3°, en la página web de Soluciones Jurídicas e Informáticas también existe un resumen del expediente: http://goo.gl/sjAgRR.

Las influencias de Andrea Saldaña no paran ahí, a su ahijada, Rosa Isela Esqueda Delgado, le consiguió base en el febrero de 2015, pero ya antes la había tenido peregrinando en diferentes organismos del Gobierno, primero la metió a un programa federal llamado PAIMEF, luego estuvo en otros puestos para finalmente caer en blandito en el IMES, donde ya tiene base, esto a pesar de que existían otras empleadas que tenían más antigüedad y méritos pero que no gozaban del parentesco de la jefa. El mismo beneficio obtuvieron la esposa de su sobrino, Ruth Olimpia Muñoz Juárez y su hija Erika Magaly Bernal Saldaña.

A Andrea Saldaña le gusta que todo quede en familia, tanto así que uno de los proveedores del IMES es empleado de su hijo en una compañía de nombre Audio Sistemas Profesionales, la cual presta servicios al instituto.

Es bien sabido que Andrea pide a los proveedores comisión por ser beneficiados con las altas facturas, en las cuales tienen permiso de inflar precios, y si alguno se descuida hasta doble factura le piden, esto sin medir consecuencias legales.

Andrea Saldaña es de las protegidas del Torancismo y a los cuatro vientos pregona que es intocable, pues su protector es el mismísimo gobernador Fernando Toranzo, se jacta de tener al sindicato sometido gracias a algunas dádivas o algún negocio rentable para ambas partes.

En el Instituto de las Mujeres son precisamente ellas las que más padecen, la perversión de sus titular alcanza niveles insospechados según fuentes de la propia dependencia, de la Oficialía Mayor y de la Secretaría de Finanzas del gobierno del Estado, no hay temor de sanción alguna, el gobernador no tiene cara de hacerlo luego del evidente nepotismo y tráfico de influencias, de las instituciones más nobles del gobierno, y por eso empleados de ambas dependencias, ruegan a Dios que no se repita nunca la pesadilla que han vivido en los últimos años.