Quantcast

miércoles, 8 de abril de 2015

FERNANDO TORANZO, MARIO GARCÍA, Y JUAN MANUEL CARRERAS LÓPEZ: “DELINCUENTES ELECTORALES”

NOTICIA EN LA CABECERA 947FERNANDO TORANZO, MARIO GARCÍA, Y JUAN MANUEL CARRERAS LÓPEZ: “DELINCUENTES ELECTORALES”

  • Desvían recursos humanos y financieros, para las campañas del PRI.
  • Comisionan con doble sueldo a Fabián Martínez García, Edilberto Tapia y a Antonio Meza Rojo.
  • El INE y el CEEPAC, sigue siendo, para nuestra desgracia democrática, simples “tigres de papel”.

SAN LUIS POTOSÍ, MÉXICO ● Abogados de los Partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), acusaron al gobernador Fernando Toranzo Fernández, al alcalde de la capital Mario García Valdez, y al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gubernatura del estado, Juan Manuel Carreras López, “de cometer delitos electorales”, y desviar recursos humanos y financieros, para las campañas del PRI.

Fernando Toranzo permite que su tristemente célebre, narco jefe de prensa, Roberto Naif Kuri, comisione cobrando en el gobierno del estado, a las campañas del PRI, a su Director de Información de Comunicación Social, Fabián Martínez García, Finalista de XII Festival Internacional de Cine Expresión en Corto, de la Escuela de Ciencias de Comunicación de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP).

Fabián Martínez, el principal operador financiero de Roberto Armando Naif Kuri, coordinador de comunicación social del gobierno del estado, “ya está en la campaña de Juan Manuel Carreras López, candidato del PRI, a la gubernatura del estado”.

Fabián Martínez es quien paga los apoyos en efectivo a la prensa comercial y digital, los días 20 de cada mes, con el dinero del gobierno del estado.

Es quien a nombre de Naíf Kuri, corrompe y manipula a la prensa sumisa y adicta al gobernador Fernando Toranzo Fernández.

Naif Kuri mandó a Fabián, a pagar los sobornos de la campaña del PRI, y de su candidato a la gubernatura, Juan Manuel Carreras López.

Estos actos constituyen cínicos y descarados delitos electorales, que los hasta ahora convidados de piedra y tigres de papel, del INE y del CEEPAC, no han detenido ni sancionado.

Toranzo también permite que Edilberto Tapia, responsable del área de finanzas de la Auditoría Superior del Estado (ASE), se haya incorporado comisionado de tiempo completo, a la campaña de Carreras López, como subdirector de finanzas, al lado de José Luis Ugalde Montes.

Edilberto Tapia ya mandó a la chingada al Auditor Superior José de Jesús Martínez Loredo, y no se presenta a trabajar, pero sigue cobrando muy puntualmente su salario de parásito de lujo.

El breve periodo del nuevo auditor no está exento de escándalos de corrupción. Lo protagonizaron dos enviados de la Secretaria de Finanzas que -entre otras cosas- se encargaron inicialmente del proceso de entrega recepción y posteriormente de organizar las primeras acciones del auditor superior. Daniel Medina y Edilberto Tapia llegaron a ostentar por un corto periodo de tiempo, suficiente poder como para arriesgarse a realizar un negocio con una partida presupuestal destinada a capacitación. Se habla de 800 mil pesos aproximadamente. En ese momento, Daniel Medina era el titular de la Coordinación de Administración, Finanzas y servicios y su novia Ericka Segovia Hernández, la titular del área encargada de las adquisiciones. El escandalo se ocultó y los participantes removidos de sus puestos para posteriormente ser comisionados -con cargo a la Auditoria Superior- al INTERAPAS, en una situación por demás irregular. Edilberto Tapia se ostentó hasta el momento de su remoción como subcoordinador administrativo, un cargo apócrifo pues no existe en el organigrama de la institución. Este parásito es un desmadre de corrupción.

Mario García simula que su jefe de prensa, Antonio Meza Rojo, alias “El Toñis”, renunció al Ayuntamiento de la Capital, para irse a la campaña de Juan Manuel Carreras López. Tiene un pie en los dos lados, y en ambos cobra. Este es otro parásito de lujo de la clase política potosina. El INE y el CEEPAC, sigue siendo, para nuestra desgracia democrática, simples “tigres de papel”.